La dimensión de las exacerbaciones asmáticas

Las exacerbaciones asmáticas (agudizaciones, ataques o crisis) son episodios de empeoramiento de la situación basal del paciente que requieren modificaciones en el tratamiento. Deben identificarse clínicamente por cambios en los síntomas, o en la medicación de alivio, o en la función pulmonar respecto a la variación diaria de un paciente en concreto. Retrospectivamente, también podrían identificarse por un incremento de la dosis del tratamiento de mantenimiento durante al menos 3 días.

En España se producen entre 0,37 y 1,3 visitas al día por cada 100.000 habitantes debidas a agudizaciones de asma, y constituyen entre el 0,3 y 0,9% de las urgencias médicas en adultos. Las visitas por agudizaciones de asma infantil son de 6 a 8 veces más frecuentes (1).

Pese a que las agudizaciones de asma de riesgo vital con ingreso en UCI y necesidad de intubación orotraqueal (IOT) y ventilación mecánica (VM) parecen estar disminuyendo (2), así como la mortalidad por asma (3), hay un alto porcentaje de agudizaciones de asma que requieren ingreso hospitalario (20-30%), especialmente en los extremos de edad.

La mayoría de estos ingresos derivan de un escaso cumplimiento de las guías, con un excesivo número de exploraciones adicionales (4) y un foco prioritario en los síntomas y signos clínicos que lleva a infravalorar la gravedad y conduce a la administración de tratamientos insuficientes (5). Esto conlleva un alto porcentaje de retorno. En las guías y revisiones sobre el manejo de la agudización asmática se incide en la necesidad de un manejo continuo del episodio de forma protocolizada (6).

La intensidad de las exacerbaciones es variable, cursando en ocasiones con síntomas leves e indetectables por el paciente, y en otras con episodios muy graves que ponen en peligro su vida. Los factores que incrementan la probabilidad de padecer crisis de asma de riesgo vital se muestran en la tabla 4.1 del capítulo 4 de la guía GEMA. Se han descrito tres fenotipos de asma de riesgo vital. No obstante, por el momento, su identificación no conlleva acciones terapéuticas diferenciadas.

 

BIBLIOGRAFÍA

1,Morell F. Tasa y características de las agudizaciones asmáticas (ASMAB I). Arch Bronconeumol. 2008; 44: 303-311

2.Bellido J, Plaza V, Bardagí S et al. ¿Disminuye la incidencia de asma de riesgo vital en España? Arch Bronconeumol. 2006; 42: 522-525

3.Sánchez-Bahillo M, García-Marcos L, Pérez-Fernández V, et al. Evolución de la mortalidad por asma en España, 1960-2005. Arch Bronconeumol. 2009; 45: 123.128

4.Borderías L, Zabaleta M,Riesco JA et al. Coste y manejo de una crisis asmática en el ámbito hospitalario de nuestro medio (estudio COAX. Arch Bronconeumol 2005; 41: 313-21

5.McFadden E R. Acute Severe Asthma. Am J Respir Crit Care Med 2003; 168: 740-759

6.Guía Española para el Manejo del Asma (GEMA 4.2) 2017. Disponible en www.gemasma.com

Entradas relacionadas

Realiza tu búsqueda