gema@luzan5.es

Ya disponible la Guía GEMA 4.4

Si ya antes la GEMA, una guía de práctica clínica basada en la evidencia sobre asma, era probablemente la guía de referencia mundial en español  de la enfermedad, con esta nueva edición aún lo va a ser más, pues incorpora de forma oficial a la Asociación Latinoamericana del Tórax (ALAT).

Esta nueva revisión selecciona las 40 citas más apropiadas para la actualización. Dicha selección ha sido la que ha manejado preferentemente, aunque no exclusivamente, el Comité Ejecutivo GEMA para debatir y decidir las novedades de esta GEMA4.4. Otros cambios, conceptuales, probablemente de mayor calado, actualmente en debate en foros especializados, precisan ser avalados por la siempre indispensable sólida evidencia para ser incorporados en la futura GEMA5.0, que ya anunciamos hemos empezado a preparar.

Las principales aportaciones bibliográficas se pueden agrupar en las siguientes 7 grandes áreas:

  1. Alergia: inclusión de otra nueva revisión sistemática sobre la mejora del asma tras estrategias combinadas de reducción a la exposición de aeroalérgenos de interior.
  2. Adhesión y satisfacción del paciente: un estudio mostró que la monitorización del FENO (incluso a distancia por telemedicina) puede ser útil para confirmar adherencia a esteroides inhalados; otro mostró que los pacientes satisfechos con su inhalador tienen una mayor adhesión y, en consecuencia, mejor control; y una revisión sistemática confirmó que la telemedicina mejora significativamente el control.
  3. Exacerbación asmática: una revisión Cochrane sobre la eficacia de sulfato de magnesio inhalado; un trabajo constató que la exposición pasiva al humo de los cigarrillos electrónicos se relacionó con un mayor riesgo de padecer exacerbaciones.
  4. Desescalado terapéutico: otro estudio desarrolló un sistema de puntuación sencillo, que aglutina la información de diferentes variables clínicas y funcionales para establecer el riesgo tras el descenso del tratamiento.
  5. Tratamiento de mantenimiento: se recogen los dos estudios SYGMA publicados en NEJM, que mostraron que la estrategia de administración de la combinación formoterol/budesónida en un solo inhalador a demanda, en comparación con la del tratamiento continuo con glucocorticoides inhalados en el asma leve, no era inferior en la prevención de exacerbaciones.
  6. Tratamiento del asma grave no controlada: inclusión de algunas citas sobre eficacia y seguridad de omalizumab (PROSPERO), mepolizumab, benralizumab y dupilumab.
  7. La nueva denominación de la anteriormente conocida como disfunción de cuerdas vocales, ahora denominada “obstrucción laríngea inducible”, tras la reciente publicación conjunta de expertos de la ERS y de la ELS.

Como en anteriores ediciones, los lectores podrán identificar fácilmente estos cambios en el texto al haberse incluido en color azul.

 

Entradas relacionadas

Realiza tu búsqueda