gema@luzan5.es

Dra. Hemily Izaguirre: “lo difícil del asma grave es detectar si realmente lo es y las causas que la ocasionan”

 

Entrevistamos para el blog de GEMA a la Dra. Hemily Katerine Izaguirre Flores, neumóloga del Hospital Universitario de Canarias, Tenerife. La Dra. Izaguirre ha sido alumna de la primera edición del Curso de Experto Universitario de Asma Grave, del Campus GEMA. El tema de la entrevista es el asma grave, cuyas particulares características requieren del profesional una preparación especial, tanto de cara a su abordaje clínico y farmacológico, como para la propia atención al paciente.

En una reunión reciente con especialistas, a la que asistimos con motivo de un proyecto relacionado con GEMA, se les planteó una pregunta en torno a sus sentimientos sobre la consulta con un paciente de asma grave. La mayoría coincidieron en manifestar “agotada; piensas que vas a hacer más tiempo de psicoterapia que haciendo un acto médico; tienes 15 minutos y sabes que vas a estar 30; impotencia”.

¿Hasta qué punto esto es habitual en la consulta?  Es  habitual en la consulta de asma grave tener esa sensación de psicoterapeuta, porque tienes que escuchar y preguntar mucho al paciente para poder detectar que es lo que le confiere la gravedad a su enfermedad. Y en cuanto al tiempo, es mas frecuente aún esa sensación de impotencia, por los pocos minutos asignados a cada paciente, tomando en cuenta el grado de complejidad de esta enfermedad y la gran cantidad de factores que influyen en su control que debemos valorar en cada consulta.

¿Es tan difícil la comunicación con el paciente con asma grave?  Realmente no es mucho mas difícil que la comunicación con el paciente que sufre cualquier patología respiratoria; lo difícil del asma grave, es detectar si realmente es un asma grave y las causas que la ocasionan. Para ello tenemos que preguntar mucho sobre su entorno, hábitos, comorbilidades, adhesión terapéutica, valorar la técnica de inhalación, etc.  por lo que debe existir una buena relación médico paciente que le confiera la confianza suficiente para responder de la forma mas sincera posible.

¿Con qué disposición se aborda la consulta de estos pacientes? Lo principal es la paciencia, tomándose el tiempo necesario para valorar todos los aspectos que nos permitan detectar el detonante y/o causante que nos dificultan el tratar de manera habitual el asma de nuestro paciente.

Tres cuestiones más, en línea con el bloque anterior: 

¿Cuentan los especialistas en neumología o alergología con la colaboración o el soporte de otros clínicos para las comorbilidades asociadas al asma grave?, No siempre,  eso va a depender del Hospital y si se dispone de una Unidad acreditada de Asma. Uno de los objetivos de las unidades de asma de SEPAR es favorecer la comunicación con profesionales de otras disciplinas clínicas, en un entorno de cooperación para poder valorar de forma multidisciplinar al paciente con asma grave.

¿Hay accesibilidad a psicólogos o psiquiatras para reforzar su trabajo? Al igual que la pregunta anterior depende del centro hospitalario, en mi caso no tenemos una ruta directa para acceder al psicólogo o psiquiatra, estos pacientes deben ir por la vía convencional de interconsultas entre especialidades.

 ¿Su formación incluye técnicas o recursos que faciliten la relación “emocional” con los pacientes? Lamentablemente no.

El manejo del asma, no solo el asma grave, se está abordando cada vez de forma más estructurada. Se crean en los hospitales Unidades Acreditadas de Asma, Unidades de Asma Grave, Comités de Asma Grave; se ponen en marcha iniciativas docentes sobre el asma grave; la presencia en reuniones y congresos de patología respiratoria del asma grave es cada vez más significativa.

¿Cómo se organiza la atención del paciente con asma grave en el Hospital Universitario de Canarias y en el área sanitaria en la que se encuentra? En nuestro hospital aún no disponemos de una Unidad acreditada de Asma Grave, lo que si tenemos es una consulta monográfica de asma grave,  donde valoramos al paciente  de forma sistemática a través de un diagrama de flujo, iniciando el proceso con la confirmación diagnóstica de la enfermedad, incluyéndolo en el programa de educación asmática donde se valora la técnica de inhalación, se adiestra con su dispositivo, se confirma la adherencia, y se le explican medidas de evitación y planes de acción,  se valoran además sus comorbilidades asociadas que interactúan y dificultan el tratamiento para finalmente decidir la actitud terapéutica.

¿De dónde o cómo llega el paciente a su consulta? La mayoría de los pacientes con asma grave que llegan a nuestra consulta son remitidos del Centro de Atención Especializada (CAE) por Neumólogos. También recibimos, pero en menor proporción, a pacientes remitidos por otros especialistas (otorrinos, cardiólogos, ginecólogos, etc). También llegan pacientes tras un alta de urgencias, alta tras ingreso hospitalario y en menor medida directamente desde atención primaria.

¿Qué áreas de mejora le parecen necesarias? Ya estamos trabajando para poder acreditarnos como unidad de asma grave, y haciendo lazos con los servicios de Otorrinolaringología y Alergología para la valoración multidisciplinar de este tipo de pacientes. También debemos mejorar la comunicación con los médicos de atención primaria para que el paciente asmático pueda acceder a nuestra consulta de forma más rápida.

El asma grave afecta al 3,9% de la población asmática, precisa de múltiples fármacos y a altas dosis para su tratamiento y su definición no es del todo unánime. Además, se asocia a un mayor consumo de recursos económicos en comparación con el asma moderada o leve.

¿Con qué frecuencia recibe pacientes con asma grave en su consulta? Es verdad que el porcentaje de pacientes asmáticos graves es bajo, pero recibimos con gran frecuencia pacientes en nuestra consulta, aunque muchas veces no se trata de un asma grave, sino de alguna otra enfermedad que simula un asma (pseudoasma grave), o porque alguna comorbilidad no tratada esté dificultando el control del asma, o exista una baja adherencia terapéutica o una mala técnica de inhalación que se detecta en el programa de educación asmática.

¿Tiene en cuenta el consumo de recursos de estos pacientes? ¿Existe algún control o limitación al respecto? Si lo tenemos en cuenta, sobre todo por lo costoso de los tratamientos cuando hablamos de anticuerpos monoclonales, pero se sabe que lograr el control en estos pacientes es una estrategia costo efectiva. Hasta el momento, en nuestro centro hospitalario no tenemos restricciones siempre y cuando se justifique de forma correcta el tratamiento prescrito.

La investigación farmacéutica está aportando nuevos y prometedores tratamientos biológicos. ¿Están suponiendo una revolución en el tratamiento del asma grave? ¿Cuál está siendo el impacto de estos nuevos productos en la práctica clínica?

Si, por supuesto son una revolución, con gran aceptación por parte de los pacientes, con un impacto muy positivo en la calidad de vida, ya que en su mayoría se logra el control del la enfermedad pudiendo incluso en algunos casos reincorporarse a la vida laboral.

Al margen de la innovación farmacológica, ¿cuáles son los avances más significativos producidos en relación con el asma grave en los últimos años?

Sin duda la identificación de los fenotipos que nos ha permitido hacer una medicina mas personalizada y en definitiva ajustar el tratamiento cada vez mas “a la carta”.

¿Qué podemos esperar del futuro: mejoras organizacionales, más recursos asistenciales, nuevas líneas de investigación, más formación específica, mejor soporte al paciente…?

Yo desearía que pudieran mejorar todas esas áreas que nombras, estoy segura que seguirán nuevas líneas de investigación, de hecho ya muchas están abiertas, pero me encantaría disponer de mas recursos asistenciales.

Por último, como alumna del I Curso Experto Universitario de Asma Grave del Campus GEMA, ¿cuál es el balance de su participación en el mismo?, ¿ha sido útil para su práctica clínica y para su Desarrollo Profesional Continuo?

Como Neumóloga este curso ha sido de gran utilidad, ya que hace una revisión completa del asma  y no solo del asma grave. Además dispone de un módulo de asma grave en el niño que en mi caso no había profundizado con anterioridad. Me gustó en particular los ejercicios interactivos, el paciente virtual y el simulador de situaciones clínicas, sin embargo, me pareció que el tiempo era muy justo por el gran contenido y actividades que hay que realizar por módulo y poder conciliar la vida laboral y personal, por lo que me alegró saber que desde la  segunda edición se amplió su duración a 9 meses.

Entradas relacionadas

Realiza tu búsqueda